Apple se convirtió en la primera empresa estadounidense cotizada en alcanzar los 2 billones de capitalización bursátil, un hito que se produce dos años después de alcanzar el primer billón.

 

Una hazaña así responde a la capacidad de la tecnológica de construir un ecosistema sólido alrededor de sus productos, transformando su negocio de la venta de hardware a los wearables y los servicios