Rosabel Meleán

Ya se ha hablado desde hace un rato sobre la crisis de chips que ha afectado a gran parte de la industria electrónica.En esta oportunidad es Apple quien se comienza a ver afectada por lo que ha decidido reducir la producción de su iPhone 13 a 10 millones de unidades.

La compañia de la manzana mordida tenía planes de producción de 90 millones de su nuevo modelo de iPhone para finales de este año pero la escasez de chips la ha obligado a reducirla.

La crisis de chips ha ejercido una inmensa presión sobre la industria tecnológica, desde la automoción hasta la electrónica ,lo que ha llevado a muchos fabricantes de autos a suspender temporalmente la producción.