Apple eliminó Fortnite de su tienda de aplicaciones, lo que significa que el battle royale de Epic Games dejará de estar disponible en más de un billón de dispositivos. Ante esto, Epic decidió demandar legalmente a Apple

 

“La remoción de Fortnite por parte de Apple es otro ejemplo de cómo Apple ejerce su enorme poder para imponer restricciones irrazonables y mantener ilegalmente su monopolio del 100% sobre el mercado de procesamiento de pagos en iOS”, manifestó Epic en un comunicado