Apple se apoyará en investigadores reconocidos para que prueben el IOS entregándoles IPhones modificados con acceso a todos los datos del móvil.

Los colaboradores deben encontrar fallas en la seguridad del software y que la tecnológica pueda solucionarla antes del lanzamiento de su próximo lanzamientos de teléfonos inteligentes.