A diferencia de la competencia en tecnología Huawei y Samsung, quienes lanzarán para 2019 celulares compatibles con las redes 5G, la gigante de Cupertino, esperará a 2020 para dar el gran salto a la siguiente generación.

De acuerdo a Portaltic, Apple pretende retrasar el lanzamientos de un iPhone que funcione con esta tecnología debido a las pruebas a los que son sometidos cuando una nueva generación emerge, para descartar fallos iniciales y brindar soluciones antes de la salida al mercado.

Según las informaciones de diferentes medios, el atraso está vinculado a temas tecnológicos, a la colaboración de Apple con Intel, en lugar de Qualcomm, para la fabricación de sus módems para procesadores móviles.

La gigante tecnológica se encuentra actualmente en disputa legal con Qualcomm, que interpuso en diciembre una denuncia por robo de secretos comerciales contra los de Cupertino. Qualcomm espera poder desarrollar sus primeros procesadores 5G en 2019, Intel no lo desarrollará hasta 2020, con los módems 8161.

A pesar de los detalles escabrosos que se ocultan tras esta decisión, no es la primera vez que Apple lanza dispositivos compatibles con las últimas generaciones un año después que sus competidores, como ocurrió con el iPhone 3G (2008) y el iPhone 4S (2011), con las redes 3G y 4G respectivamente.