La empresa tecnológica Apple ha solicitado a sus proveedores que estudien la posibilidad de trasladar entre el 15 y el 30 % de su capacidad de producción desde China hasta países del sudeste asiático y México, informó este miércoles el diario Nikkei.

Varias fuentes conocedoras de estos planes indicaron a ese medio que este esfuerzo está impulsado en parte por las tensiones comerciales entre EE.UU. y China.

Pero según Nikkei, en una nota fechada en Taipei, aun cuando se supere esa guerra comercial el fabricante del iPhone proseguirá con esos intentos, como parte de sus esfuerzos para diversificar su red de proveedores y producción.

Una de las fuentes adjudicó la iniciativa a “una baja tasa de natalidad (en China), costes laborales mayores y el riesgo de una excesiva centralización” de su red de proveedores para la fabricación de los iPhone, MacBook, iPads y otros productos de la compañía con sede en California.

Más del 90 % de los productos que vende Apple son ensamblados en China. En 2018, los proveedores del gigante tecnológico en China y Hong Kong superaron a los de Estados Unidos por primera vez (41 frente a 37).

Los países alternativos que están siendo considerados incluyen México, India, Vietnam, Indonesia y Malasia. La India y Vietnam están entre los favoritos para la diversificación en la fabricación de los teléfonos de iPhone, de acuerdo a las fuentes de Nikkei, no reveladas.

Unos cinco millones de chinos dependen de la presencia de Apple en ese país y de su red de proveedores. Sólo en China, la empresa tiene al menos 10.000 empleados.

Los estudios buscan alternativas a largo plazo y los resultados no aparecerán hasta dentro de dos o tres años, según dijo al rotativo nipón el directivo de uno de los proveedores de Apple.