Apple planea lanzar próximamente tres nuevos teléfonos que mantengan el diseño de pantalla de borde a borde como el del iPhone X, informaron este lunes fuentes a Bloomberg.

Los móviles contarán con una gama más amplia de precios, características y tamaños para aumentar su atractivo, dijeron las personas, que hablaron bajo condición de anonimato.

Las fuentes aclararon que ninguno de los tres iPhones tendrá diseños totalmente nuevos, como el iPhone X del año pasado o el iPhone 6 en 2014, y algunos dentro de Apple etiquetan el lanzamiento como un “año S”, una designación que la compañía ha brindado a los nuevos teléfonos que retenga el diseño anterior pero agregue nuevas características internas. La empresa está planeando cambios más significativos para 2019.

Estos equipos podrían llamarse “iPhone Xs”, ya que serían una actualización del iPhone X lanzado en 2017, dijo una de las personas. La compañía californiana quiere evitar la etiqueta “Plus” para el modelo más grande, que ha utilizado desde que el iPhone 6 Plus se estrenó con una pantalla más grande en 2014. Los nombres finales podrían ser diferentes, señaló la persona.