El gigante tecnológico estadounidense Apple pretende invertir 100 millones de dólares en su proveedor de pantallas de cristal líquido (LCD) para móviles y tabletas Japan Display, sumergido en un proceso de reestructuración y dificultades económicas.

El fabricante del iPhone aglutinó cerca del 60 % de los pedidos de Japan Display en 2018 y estaría dispuesta a acudir en ayuda de su proveedor luego de que su plan de rescate quedara en el aire por la retirada de dos patrocinadores taiwaneses (TPK y el grupo CGL) de un plan de inyección de capital, informó este jueves el diario nipón Asahi.

Los inversores de Japan Display recibieron con entusiasmo estas informaciones adelantadas por los medios japoneses y las acciones del fabricante se dispararon en la Bolsa de Tokio, donde al cierre de media sesión acumulaban una subida del 18,33 %.

La marca japonesa atraviesa una situación financiera delicada con una caída importante de ventas, en parte motivada por la alta competencia proveniente de China y el uso de la tecnología OLED.

Como parte de las medidas a adoptar en su reestructuración, Japan Display anunció en mayo que prescindirá de aproximadamente mil empleados en los próximos meses, a través de jubilaciones anticipadas, con la finalidad de reducir costes de operación.