Apple se considera una compañía reservada no muy amiga de las filtraciones, y así se lo dejó saber a un ciudadano chino mediante una carta de cese y desistimiento a la cual tuvo acceso Motherboard.

En el documento la multinacional tecnológica señaló que los adelantos de la persona china y de otras cuentas anónimas en Twitter, sobre las novedades y tamaños de su próximos dispositivos como los iPhone, podrían llevar a otras empresas a fabricar fundas del tamaño incorrecto.

El gigante estadounidense también dice que las filtraciones impiden que la compañía pueda sorprender y deleitar a los consumidores durante los eventos de lanzamiento.

“Apple ha hecho todo lo posible para tomar medidas estrictas para mantener la confidencialidad de cualquier información sobre los productos de Apple antes de su lanzamiento oficial para garantizar que cada vez que Apple lanza un nuevo producto, pueda sorprender al público”, dice el texto. 

Motherboard informó que la carta obtenida tenía fecha de 18 de junio. En ella Apple le solicitó al vendedor chino que dejara de adquirir, anunciar y vender dispositivos Apple filtrados, y le pidió una lista de todos los que les han brindado dispositivos filtrados. Es decir, Apple quiere saber el contacto. Por último, la empresa estadounidense le instó al vendedor firmar un documento comprometiéndose a cumplir con los requisitos dentro de los 14 días posteriores a la recepción de la carta. 

Al parecer la postura de Apple tuvo efecto. Un vendedor de equipos filtrados conocido como “Sr. White ” desapareció de Twitter justamente en junio. Otro usuario llamado “Kang” reveló en la red social Weibo que recibió una notificación de parte de la compañía estadounidense e indicó que dejaría de dar adelantos sobre los equipos de la marca tecnológica.

Queda demostrado que esto fue una ofensiva contra la venta de prototipos de productos Apple que circulan en las redes sociales. Se cree que estos dispositivos son robados por los empleados de la fábrica y se venden al mejor postor.