La empresa tecnológica Apple solicitó al Gobierno de EE.UU. a través de una carta pública este jueves que no aplique más aranceles a las importaciones de China, que afectarían a productos como el iPhone, ya que, aseguró, “reducirían” su contribución a la economía de su país.

Además del teléfono inteligente de la marca, la compañía recordó que también fabrica la mayoría del resto de sus productos de hardware en China, como las iPad, Mac, AirPods, reproductores AppleTV y las baterías además de otros componentes usados para “reparar productos en Estados Unidos”.

En el texto, dirigida al representante de Comercio Exterior de EE.UU., Robert Lighthizer, y fechada el 17 de junio pero que no había salido a la luz hasta este jueves, Apple le pide directamente que “no imponga tarifas sobre estos productos”.

Un iPhone y un altavoz HomePod de Apple en exhibición. (Foto The Verge)

“Los aranceles sobre los productos de Apple supondrían una reducción de la contribución de Apple a la economía de EE.UU. y tendrían un impacto sobre nuestra competitividad internacional”, dice la carta.

“Los fabricantes chinos con quienes competimos en los mercados globales no tienen presencia significativa en EE.UU., por lo que los aranceles no les afectarían, y tampoco al resto de nuestros principales competidores no estadounidenses. Así, los aranceles decantarían la balanza a favor de nuestros competidores globales”, advirtieron los responsables del fabricante tecnológico.

Apple defendió su aportación a la economía estadounidense al asegurar que es “responsable” de más de 2 millones de puestos de trabajo en el país y que es “el mayor contribuyente corporativo” al fisco.

En paralelo a esta petición de que no se apliquen los aranceles, Apple estaría estudiando junto a sus proveedores posibilidades para trasladar parte de su producción fuera de China y a países del sureste asiático, según publicó este jueves el Wall Street Journal.