El gigante tecnológico Apple habría pedido a los proveedores construir hasta 90 millones de nuevos iPhones para este año, un aumento de hasta un 20% con respecto a sus envíos de en 2020, informó Bloomberg citando a personas con conocimiento del tema.

En los últimos años la compañía ha tenido alrededor de 75 millones de teléfonos disponibles desde su lanzamiento hasta fin de año. Ante la aparición de las vacunas contra el Covid-19 y por ser la segunda generación de iPhone con 5G, Apple tiene previsto que la demanda se dispare y por esa razón solicitó un aumento en la producción.

Lea también: Lo que se sabe del iPhone 13: cuatro modelos con las mismas dimensiones que la línea 12

El iPhone de este año traerá nuevas actualizaciones en comparación al modelo del año pasado, por ejemplo mejoras en el procesador, la cámara y la pantalla, según las fuentes del medio estadounidense. Se espera que los nuevos iPhone se anuncien en septiembre, y no en octubre tal y como sucedió con el modelo más reciente; esto se debe gracias a la recuperación en la cadena de suministro.

Se cree que uno de los varios iPhone que suele presentar Apple tendrá una pantalla LTPO (óxido policristalino de baja temperatura) capaz de alternar su frecuencia de actualización en función del contenido que se muestra. Una tecnología que la compañía ha utilizado en el Apple Watch durante varios años, que permite que la pantalla sea más lenta en ciertas situaciones, como el modo siempre encendido, con la finalidad de extender la vida útil de la batería. Además también utilizará la tecnología IGZO (óxido de zinc, galio y indio) para mejorar la eficiencia energética y la capacidad de respuesta.

Para seguir leyendo ingrese aquí