Apple informó a sus proveedores de repuestos que la demanda del iPhone 13 se ha desacelerado, según informó Bloomberg News este miércoles, citando a personas familiarizadas con el asunto, lo que indica que algunos consumidores han decidido no insistir en conseguir un artículo difícil de encontrar.

La compañía había recortado anteriormente la producción del iPhone 13 hasta en 10 millones de unidades debido a una escasez global de chips, pero ahora ha informado a los proveedores que esos pedidos pueden no materializarse, según el informe.

Apple y algunos de sus proveedores 3M Co, Broadcom y Advanced Micro Devices Inc (AMD) no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios de Reuters.

Una crisis global de chips, inicialmente debido a la alta demanda de teléfonos inteligentes y dispositivos personales durante la pandemia del coronavirus, ha afectado a la industria automotriz y ha interrumpido la producción en empresas que van desde Apple hasta GM