Apple maneja a partir de ahora nuevas políticas para aceptar a los empleados de manera presencial en sus instalaciones, que incluyen el refuerzo de la vacuna para la covid-19.

Los empleados que no estén de acuerdo en vacunarse deberán realizarse constantemente test de covid-19 como parte de su nueva normativa de bioseguridad, con el claro objetivo de evitar la propagación del virus, en un momento donde ha comenzado a proliferarse  la nueva variante Ómicron.

La información la dió a conocer el medio The Verge, que tuvo acceso a un memorándum de Apple a su personal.

The Verge  acotó que aún no se sabe si esta normativa aplica también para el personal que trabaja en las tiendas. El requisito será indispensable para el próximo 15 de febrero.

Con Xataka