La compañía tecnológica Apple se comprometió este martes a donar dinero para la restauración de la catedral de Notre Dame en París tras sufrir un incendio el lunes, sumándose de esta manera a una larga lista de donantes ya anunciados, aunque no dio detalles sobre la cantidad que prevé aportar.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, el consejero delegado de la empresa, Tim Cook, aseguró que Apple “donará a los trabajos de reconstrucción para ayudar a restaurar la valiosa herencia de Notre Dame para las generaciones futuras”.

“Tenemos el corazón roto por la gente de Francia y de todas aquellas personas en el mundo para quienes Notre Dame es un símbolo de esperanza”, apuntó el máximo directivo de la multinacional estadounidense.

Tanto las instituciones como las mayores fortunas de Francia prometieron este martes ayudar económicamente con hasta 750 millones de euros en total para las tareas de reconstrucción.

La familia de Bernard Arnault, la mayor fortuna de Francia y propietaria del grupo del lujo LVMH, señaló en un comunicado que realizará “una donación de 200 millones de euros al fondo dedicado a la reconstrucción de esta obra arquitectónica, que forma parte de la Historia de Francia”.

Otra de las familias más ricas de la nación europea, como la de François-Henri Pinault, se comprometió a aportar 100 millones a través de su sociedad de inversiones Artemis, cuando el incendio todavía no había sido sofocado.

Igualmente otra de las más pudientes de Francia, los Bettencourt-Meyers, dueños de L’Oréal, anunciaron que pondrán otros 200 millones.

En un nivel algo inferior, los Bouygues o los Decaux, que dan nombre a sendos grupos de telecomunicaciones y mobiliario urbano, se comprometieron a poner de sus bolsillos 10 y 20 millones respectivamente, reseñó Efe.

La petrolera Total aportará, según reveló, otros 100 millones.

Asimismo la Casa Blanca anunció este martes que EE.UU. había ofrecido su ayuda a Francia para la restauración del templo.