La gigante de Cupertino está envuelta en un problema fiscal, esta vez, con el Estado francés.

Apple debe la cifra de 500 millones de euros en impuestos atrasados a Francia, y acordó con su gobierno en pagarlos, según la información confirmada por la empresa a Reuters.

La cifra equivalente a 571 millones de dólares, es la que manejan los medios franceses, pero aún se desconoce detalles como el plazo para pagar, las cuotas o si pagará inmediatamente la totalidad de las deuda.

De acuerdo a la compañía, esta deuda fue el resultado de una auditoría realizada a la empresa con sede en Francia. “Como compañía multinacional, las autoridades fiscales de todo el mundo auditan a Apple regularmente”, dijo Apple Francia.

En un comunicado recogido por Reuters, la empresa francesa explicó que “la administración tributaria francesa recientemente cerró una auditoría que abarca varios años de las cuentas francesas de nuestra compañía y esos detalles se publicarán en nuestras cuentas públicas”.