La producción de algunas de las MacBooks y iPads de Apple se pospuso debido a una escasez global de componentes, informó este jueves el diario japonés Nikkei.

En una señal de que incluso Apple, con su enorme poder adquisitivo, no es inmune a la escasez de suministro sin precedentes.

La escasez de chips ha provocado retrasos en un paso clave en la producción de MacBook: el montaje de componentes en placas de circuito impreso antes del ensamblaje final, dijeron fuentes informadas sobre el asunto a Nikkei Asia.

Mientras tanto, parte del montaje del iPad se atrasó debido a la escasez de pantallas y componentes de pantalla. Como resultado de la demora, Apple difirió una parte de los pedidos de componentes para los dos dispositivos desde el primer semestre de este año al segundo semestre.

Foto archivo de un iPad

Expertos de la industria indicaron que los rezagos son una señal de que la escasez de chips se está volviendo más grave y podría afectar aún más a las empresas de tecnología más pequeñas.

Apple es conocida por su experiencia en la gestión de una de las cadenas de suministro más complicadas del mundo y por la velocidad con la que puede movilizar a los proveedores. Esto ha ayudado a la compañía a soportar una escasez global de componentes que ya presiona a los fabricantes de automóviles y electrónicos por igual.

Los planes de producción de los iPhones no se han visto afectados hasta ahora por el problema, aunque el suministro de algunos de sus componentes es bastante ajustado.

Apple vende alrededor de 200 millones de iPhones, más de 20 millones de MacBooks, 19 millones de iPads y más de 70 millones de pares de AirPods al año; todos se encuentran entre los cinco primeros del mundo en sus respectivos segmentos de electrónica de consumo, lo que hace que la compañía sea una de las fuerzas de adquisiciones más poderosas.

La tecnológica es la cuarta fabricante de computadoras portátiles más grande del mundo con una participación de mercado del 7,6%, detrás de Lenovo Group Holding, HP y Dell en 2020.

Mientras tanto, las iPads son el líder indiscutible en el mercado de tabletas, con una participación del 32,5% el año pasado, seguidas de Samsung, Huawei, Lenovo y Amazon, mostraron datos de IDC.

El hecho de que la escasez de suministro se haya extendido a MacBooks y iPads, dos artículos clave de Apple, muestra que la escasez de componentes podría asestar un golpe más serio a los actores tecnológicos que tienen menos poder de negociación y experiencia en gestión de la cadena de suministro que la empresa estadounidense.