Apple se defendió este martes de las acusaciones de competencia desleal por parte de Spotify al asegurar que la compañía sueca sólo paga la llamada “tasa app” sobre aplicaciones descargadas a través de su tienda virtual en menos de un 1 % de sus usuarios.

La compañía tecnológica respondió así a la demanda que Spotify presentó en marzo ante la Comisión Europea (CE), en la que le acusa de dificultar la competencia mediante su control de la “App Store” y las tasas que cobra por realizar compras a través de ese establecimiento en línea.

Según indicó el fabricante del iPhone este lunes a los reguladores europeos, la plataforma de música en “streaming” sólo le cancela actualmente una tasa del 15 % sobre unos 680 mil de sus suscriptores con cuentas “premium” (menos del 1 % del total de 100 millones de clientes con los que Spotify cuenta en esta modalidad).

Con la publicación de estas cifras, Apple intenta quitar fuerza a las acusaciones de Spotify y al impacto que su tasa pueda estar teniendo sobre la libre competencia, a la vez que rebaja el porcentaje de la tasa, ya que Spotify lo cifraba en el 30 % y ellos lo sitúan en el 15 %, reseñó EFE.

Esta diferencia se explica porque desde 2016 Apple “sólo” cobra un 15 % a aquellas suscripciones que lleven más de un año activas, frente al 30 % que les cobra durante los primeros 12 meses, y exactamente las suscripciones a Spotify únicamente estuvieron disponibles a través del sistema de pagos de la “App Store” entre 2014 y 2016.

Los 680 mil usuarios de Spotify que costean su suscripción a través de la tienda digital de Apple, por tanto, son todos anteriores a 2016, y al hacer más de 12 meses que usan el producto, la tasa que aplica la multinacional estadounidense es del 15 % y no del 30 %.

Sin embargo, si Spotify decidiese volver a ofrecer suscripciones a través de la App Store, la tasa que se aplicaría a estas nuevas compras sí sería del 30 % durante los primeros 12 meses, tal y como sostiene la demanda.

Al presentar la querella ante la CE en marzo, el consejero delegado y fundador de la compañía sueca, Daniel Ek, señaló que Apple ha introducido reglas en su tienda de aplicaciones que “limitan a propósito la elección y ahogan la innovación”, actuando “como jugador y como árbitro” para sacar ventaja respecto a otros desarrolladores de aplicaciones.