Durante el CES 2019 en la ciudad de Las Vegas, Estados Unidos, la Dra. Lisa Su, Presidente y CEO de AMD, brindó un panorama del crecimiento de la empresa a partir del establecimiento de su hoja de ruta y la presentación de la arquitectura Zen, hace ya un par de años. Un significativo aumento de cuota de mercado en cuanto a procesadores de sobremesa gracias a su línea Ryzen, la conquista de un nicho de mercado, el de creadores profesionales que requieren más poder de cómputo, pero no tanto como para buscar procesadores de servidor, con su línea Ryzen Threadripper y el crecimiento de su línea Radeon RX Vega que, aunque no agite el reinado de NVidia, está logrando un espacio entre los que tienen la creación audiovisual en primer lugar y los juegos en segundo.

Así pues, dio entrada a la estrella de la noche, precisamente la tarjeta de video que hará su debut el próximo 7 de febrero en los mercados internacionales: Radeon VII. Se lee Radeon Siete, pero es un astuto juego de símbolos que se venía asomando desde las primeras filtraciones: VII, es decir V II, Vega II, la segunda iteración de la arquitectura Vega, en litografía de 7 nanómetros (bastante ingenioso, si me preguntan).

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=uilkteCmqTI]

Para algunos, decepción, para otros, una jugada lógica

Muchos esperaban que AMD lanzara una suete de arma secreta, una tarjeta gráfica que compita directamente con el poder de la RTX 2080 ti de Nvidia, su aceleración CUDA y su tecnología Real-Time Ray-Tracing que todavía promete cambiar la experiencia al jugar. Pero el equipo rojo lanzó algo diferente, tanto más conservador a decir verdad, pues, es un avance incremental sobre la arquitectura Vega, que en su inicio no tuvo éxito en sacudir la supremacía del equipo verde en la gama alta, aunque la baja de precios que tiene en este momento las haga una oferta más interesante.

La Radeon VII, de acuerdo a la expuesto por Lisa Su, tiene un rendimiento 29% superior en juegos y 36% en aplicaciones de creación de contenido, respecto a la Radeon Rx Vega 64. Esto a pesar de contar con menos unidades de cómputo (60 en vez de 64) y procesadores de flujo (3840 en vez de 4096). Si bien la eficiencia energética de la arquitectura de 7 nanómetros no se nota en el TDP de la tarjeta, la mayor frecuencia del reloj y ancho de banda (1TB/s) le da ese rendimiento extra. También hay que tomar en cuenta que la Radeon VII tiene 16 GB de memoria HBM2 para video.

 Radeon RX Vega 64  Radeon VII
Unidades de Cómputo 64 60
Teraflops 12,7 13,8
Procesadores de flujo   4096  3840
Frecuencia de Reloj 1546 MHz  1800 MHz
Memoria HBM2 8 GB 16 GB
Ancho de Banda  484 GB/s 1 TB/s
Arquitectura   14 nm (GloFo)  7 nm (TSMC)
TDP   295 W 300 W
Precio Sugerido   599 USD 699 USD

¿Por qué decidieron lanzar Radeon VII en vez de la nueva arquitectura Navi programada para este año en su hoja de ruta? Unas fuentes indican que Navi aún no está lista para un debut comercial, otras que AMD no quiere tomar mayores riesgos. Ambas tienen lógica, pues, la Radeon Pro de 7 nanómetros, anunciada en noviembre, funciona bajo arquitectura Vega y apenas tiene un par de meses en manos de los Centros de Data y usuarios profesionales. También porque el equipo rojo no ve conveniente estrenar una nueva litografía y una nueva arquitectura al mismo tiempo, ya que le será más difícil determinar dónde estarían los fallos.

En cuanto a la tecnología Real-Time Ray-Tracing la empresa está más que clara en que, para ellos, es una tecnología muy cruda con poca adopción a la que, aún, no vale la pena dedicarle mayor inversión. La empresa no puede darse ese lujo si quiere complacer al público y, sobre todo, a los inversionistas. Además, la inclusión de esta tecnología, seguramente, aumentaría el costo de la Radeon VII y, con un precio sugerido de venta de 699 dólares, no tienen tanto margen de maniobra si quieren recuperar mercado.

Este lanzamiento sería, para muchos, el segundo “mientras tanto” consecutivo luego de que, a finales del año pasado, lanzaran al mercado la Radeon RX 590 bajo arquitectura Polaris y litografía de 12 nanómetros. Otro ensayo antes de lanzar su próxima-gran-cosa, esa que muchos esperan haga correr a NVidia como Ryzen está haciendo correr a Intel.

Ya la Radeon VII está en manos de algunos periodistas para que desarrollen sus reseñas, pero el resto del mundo tendrá que esperar al 7 de febrero. Entonces, estará disponible para la compra y el embargo de prensa se levantará, para que empecemos a ver los resultados de las diversas pruebas de rendimiento, las comparaciones y de más. Hasta entonces, lo recomendable es mantenerse atentos, pues la Radeon VII puede no ser la gran bomba que muchso esperaban, pero sí será una alternativa interesante.