Con el desarrollo de la tecnología en la actual era digital, a menudo los nuevos sistemas y dispositivos son cada vez más complejos y van requiriendo cada vez más tiempo por parte de los usuarios, que han pasado a estar permanentemente conectados. En este contexto, cada vez son más las voces que reclaman una tecnología más humana, como es el caso de Amber Casecíborg-antropóloga estadounidense.

Aprovechando la presentación del último número de la revista Telos, Case explicó su concepción del ser humano como cíborg, una idea que le ha hecho merecedora de ocupar la portada de la publicación científica. Según Case, debido al avance de las tecnologías, los seres humanos ya son auténticos cíborgs, con cerebros modelados por su uso, y defiende que estas no reducen nuestra humanidad sino que pueden aumentarla.

Como mecanismo rector para dirigir las relaciones entre las personas y la tecnología, Case propone el concepto de ‘calm technologies’, es decir, aquellas tecnologías que simplifican nuestra vida y aumentan nuestro tiempo libre. “La mejor tecnología es la que se aparta y nos deja vivir nuestras vidas“, explica en una entrevista concedida a Portaltic.

De esta manera, las tecnologías “hacen más inteligentes a los humanos, así como más informados. Eso lo consiguen al darnos tiempo y espacio para producir nuestra propia cultura, que es lo que nos convierte en verdaderamente humanos”, defiende.

‘CALM TECHNOLOGIES’, TECNOLOGÍAS QUE AUMENTAN NUESTRO TIEMPO LIBRE

El concepto de ‘calm technology’ surge como una respuesta ante la actual era en que dispositivos como los ‘smartphones‘ nos permiten estar conectados las 24 horas del día, y al mismo tiempo más estresados. “La tecnología prometía darnos más tiempo libre, y sin embargo, hoy en día tenemos menos tiempo libre que nunca”, denuncia.

Como alternativa, Case propone una tecnología más ‘calmada’ que se maneje requiriendo un nivel de atención más bajo, integrada bajo el paraguas del Internet de las Cosas. Según este concepto, en lugar de aplicaciones como las actuales de los ‘smartphones’, en muchos casos con consumos de batería y de procesamiento altos, la tecnología debería tender hacia la simplificación para mejorar realmente nuestras vidas.