Amazon.com Inc alegó, sin proporcionar pruebas, que el sindicato al que votaron los trabajadores de Staten Island había amenazado al personal para que votara a favor de organizarse, como parte de las objeciones que el minorista presentó la semana pasada. 

El grupo, conocido como Amazon Labor Union (ALU), desestimó las acusaciones como falsas y dijo que confiaba en que serían anuladas.

La Junta Nacional de Relaciones Laborales de EE. UU. otorgó el jueves a Amazon tiempo adicional para fundamentar sus objeciones, entre ellas que ALU interfirió con los trabajadores que esperaban en la fila para votar, según documentos presentados.

Alrededor del 55% de los empleados con derecho a voto en el almacén JFK8 de Amazon en el distrito de Staten Island en la ciudad de Nueva York decidieron formar el primer sindicato estadounidense de la empresa, un hito para los organizadores laborales.

Eric Milner, un abogado que representa a ALU, respondió a las afirmaciones de Amazon diciendo que el sindicato esperaba que se supiera la verdad.

“Decir que el Sindicato de Trabajadores de Amazon estaba amenazando a los empleados es realmente absurdo”, dijo. «El Sindicato de Trabajadores de Amazon son los empleados de Amazon».

Con Reuters