En México ya fue aprobado el impuesto del 2% por uso de infraestructura de la ciudad y que aplicará directamente a tecnológicas de reparto y envíos, como Mercado Libre, Amazon, Uber Eats, DiDi Food y similares.

Entre los argumentos que dieron en contra durante los últimos días la Asociación Latinoamericana de Internet y la Asociación de Internet MX está el que el impuesto es “inconstitucional”.

También dijeron que establece un piso disparejo, pues el impuesto no se cobra a empresas no digitales que también están en el negocio de reparto y entregas.

Otras organizaciones que rechazaron el impuesto fueron el Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología, la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, la Confederación de Cámaras Industriales y la Asociación Fintech México.

Con Xataka