Amazon se encuentra investigando filtraciones internas mientras lucha para erradicar revisiones falsas y otras estafas de vendedores desde su página en internet, reseñó The Wall Street Journal este domingo.

Los empleados del gigante estadounidense -con la ayuda de intermediarios- están ofreciendo datos internos y otra información confidencial que puede darles una ventaja a los comerciantes independientes que venden sus productos en Amazon, de acuerdo con los vendedores que han ofrecido y comprado los datos, los corredores que lo proporcionan y personas familiarizadas con investigaciones internas, dice WSJ.

La práctica, que viola la política de la empresa propiedad de Jeff Bezos, es particularmente pronunciada en China, según algunas de estas personas, porque la cantidad de vendedores allí se está disparando. Además, los empleados de Amazon en China poseen salarios relativamente pequeños, lo que puede animarlos a correr riesgos.

A cambio de pagos que van desde aproximadamente 80 hasta más de 2.000 dólares, los corredores de los empleados de la firma norteamericana en Shenzhen están ofreciendo métricas de ventas internas y direcciones de correo electrónico de los revisores, así como un servicio para eliminar las críticas negativas y restaurar las cuentas prohibidas de Amazon.