El regulador antimonopolio de Gran Bretaña está investigando a Amazon Inc por preocupaciones de que estaba perjudicando a la competencia al dar a sus propios vendedores una ventaja injusta en su mercado sobre terceros, lo que se suma al escrutinio regulatorio global de la gigante tecnológico estadounidense.

La Autoridad de Mercados y Competencia de Gran Bretaña (CMA) dijo que abrió una investigación el martes sobre si las prácticas de Amazon que afectan a los vendedores en su mercado nacional pueden ser anticompetitivas y resultar en un peor trato para los clientes.

«Es correcto que investiguemos cuidadosamente si Amazon está utilizando datos de terceros para dar un impulso injusto a su propio negocio minorista y si favorece a los vendedores que usan sus servicios de logística y entrega, los cuales podrían debilitar la competencia», dijo Sarah Cardell, abogado de la CMA en un comunicado.

Millones de personas en Gran Bretaña utilizan los servicios de Amazon para entregas rápidas, aseguró la CMA.

Un portavoz de Amazon indicó que la compañía trabajaría en estrecha colaboración con la CMA durante su investigación y agregó que las ventas de los socios de ventas de la compañía continuaron creciendo más rápido que las ventas minoristas de Amazon.

La investigación sigue a una investigación actual de la Comisión Europea (CE) que analiza preocupaciones similares pero que no cubre los problemas que afectan a Gran Bretaña después del Brexit, dijo la CMA, y agregó que busca establecer un enlace con la CE.

En noviembre de 2020, los reguladores antimonopolio de la Unión Europea (UE) acusaron a Amazon de distorsionar la competencia en los mercados minoristas en línea y abrieron una segunda investigación sobre las prácticas comerciales de la empresa.

El Financial Times informó este miércoles que Amazon compartirá más datos con sus rivales y ofrecerá a los compradores una mayor variedad de productos como parte de un acuerdo con la UE.

Amazon brindará a los vendedores externos en su mercado acceso a información que podría ayudar a vender más productos en línea, dijo el FT.

El regulador británico dijo que su investigación se centraría en tres áreas principales, incluida la forma en que la empresa con sede en Seattle recopila y utiliza datos de vendedores externos y cómo establece los criterios de elegibilidad para vender bajo la etiqueta Prime.

Por otra parte, el organismo de control antimonopolio de Alemania sometió este miércoles al gigante del comercio electrónico a reglas de supervisión más estrictas, diciendo que la posición de Amazon es de una importancia sobresaliente para la competencia en todos los mercados.

Fuente: Reuters