Amazon rompió relaciones con al menos 7 de las empresas que funcionaban como subcontratistas en el negocio de las entregas a domicilio. El quiebre comercial ocasionó que al menos 1200 choferes de entrega en los EE.UU.  perdieran su empleo.

El programa que se conoce como DSP, permite desde hace dos años, que Amazon subcontrate empresas de transporte para competir en el negocio de las entregas con grandes como UPS y FedEx. Las alianzas han crecido vertiginosamente desde sus inicios y aún con el quiebre que produjo los despidos en masa, los reportes indican que gracias a las mismas se han generado más de 85.000 puestos de empleo.