El negocio logístico de Amazon depende en gran medida del aprendizaje automático, subcampo de las ciencias de la computación y rama de la inteligencia artificial,  que permite que las computadoras aprendan.

Hay diversos factores que implican que el hecho de emplear este tipo de aprendizaje es  eficiente y extremadamente valioso. Este puede ser empleado en motores de búsqueda, detección de fraude en el uso de tarjetas de crédito, análisis del mercado de valores o el reconocimiento del lenguaje hablado y escrito.

Un buen ejemplo de como funciona el aprendizaje automático se puede ver reflejado en la asistente digital Alexa, de Amazon.

Ahora nosotros también podríamos desarrollar a nuestra propia Alexa. Amazon dictará al público los mismos cursos de aprendizaje automático utilizados para capacitar a los ingenieros de Amazon.

Mediante la llamada Machine Learning University, desarrolladores, científicos de datos, ingenieros de plataformas de datos y profesionales de negocios, tendrán acceso a 30 cursos digitales.

Según el gerente general de aprendizaje profundo e inteligencia artificial de Amazon, Matt Wood, con estos cursos los estudiantes desarrollarán conocimiento a través de ejemplos del mundo real, incluidas situaciones que se han tenido que resolver en Amazon, como optimizar las rutas de entrega o pronosticar las nominaciones a los premios de entretenimiento utilizando datos de la subsidiaria IMDb.

Dichos cursos, tienen como objetivo tomar el aprendizaje de máquinas, algo que anteriormente estaba disponible para las compañías de tecnología más grandes y ponerlo en manos de todos los desarrolladores.

Gracias a Amazon, estarías más cerca de comprender a las máquinas e igualmente a los métodos de trabajo de los empleados de la compañía.