Contrario a lo sucedido un día antes con Facebook, este jueves el turno le tocó a otro de los gigantes empresariales del mundo, Amazon, que tuvo un rendimiento muy superior a la red social no solo en cuanto a niveles de facturación y ganancia sino también a sus indicadores de confianza en el mercado que los dejaron con una fuerte alza de capitalización.

El gigante del comercio electrónico informó que obtuvo en el primer semestre de 2018 un beneficio neto de 4.163 millones de dólares, un incremento del 352 % respecto al mismo periodo del año anterior, en el que logró 921 millones. Las ventas hasta junio se situaron en 103.928 millones de dólares, un 41 % más en comparación con los 73.669 millones que registró en el primer semestre de 2017.

Respecto al beneficio operativo de la compañía en los seis primeros meses de 2018, Amazon obtuvo 4.911 millones de dólares frente a los 1.632 millones del mismo tramo del año anterior.

Estas estadísticas terminaron siendo un fiel reflejo del rendimiento de la empresa en el el segundo trimestre de 2018, un corte que también tuvo índices extraordinarios que terminaron de robustecer a la compañía.

En cuanto a los datos exclusivos de abril a junio, la compañía dirigida por Jeff Bezos se anotó un beneficio neto de 2.534 millones de dólares, una cantidad muy superior a los 197 millones que logró en este apartado en el mismo tramo de 2017.

Asimismo, las ventas del segundo trimestre supusieron 52.886 millones de dólares para Amazon, una cifra inferior a las expectativas de los analistas de Wall Street, que habían anticipado un dato en torno a 53.410 millones.

La historia marcó una clara diferencia respecto a lo sucedido con Facebook el miércoles que, pese a tener también volúmenes de beneficios grandes, su fiabilidad corporativa mermó con una desaceleración en cuanto a la taza de crecimiento de usuarios, un hecho que inmediatamente le pasó factura en Wall Street con una considerable baja en sus acciones y capital.

Pero para el rey del e-commerce solo hubo buenas noticias, ya que el beneficio por acción ha superado de lejos el consenso del mercado. Los resultados antes mencionados permitieron que los accionistas de la compañía con sede en Seattle se embolsaron en los últimos tres meses 5,07 dólares por título, un valor que duplicó las previsiones de los expertos e inversores, quienes habían proyectado unas ganancias en torno a 2,50 dólares.

Son un presente tan sólido, el futuro inmediato se presenta igual de halagador y las previsiones para el tercer trimestre son generar entre 54.000 y 57.500 millones de dólares en ventas, lo que sería un crecimiento de entre un 23 % y un 31 % respecto al mismo lapso de año pasado.

LA NUBE ES LA FUENTE DE PODER

Los números superan los cálculos de los entendidos por eso no es difícil deducir que la empresa creció en todos sus segmentos, en especial la nube con Amazon Web Service (AWS). En negocio en este tipo de sectores fu, sin lugar a dudas uno de los motores principales del crecimiento.

Entre abril y junio se marcaron ingresos de 6.100 millones de dólares, un 49% más del curso anterior y superando las estimaciones de diversos analistas (6.000). .El beneficio operativo fue de 1.640 millones, un incremento de 80%.

En el acumulado del primer semestre, el beneficio neto se ha disparado un 352%, hasta 4.163 millones de dólares, con unos ingresos de casi 104.000 millones de dólares, un 41% más. El resultado operativo ascendió a 4.911 millones de dólares, frente a los 1.632 millones de la primera mitad de 2017.

Entre abril y junio, Amazon expandió el negocio de Whole Foods mediante entregas a domicilio en más ciudades y al ofrecer descuentos a los usuarios que tienen la suscripción de Amazon Prime.