Amazon no cesa en su ardua tarea de expandir su radio de acción comercial a nivel mundial, y ahora le tocó el turno a Suramérica con la creación por parte del gigante del comercio online de una sucursal de operaciones en Colombia.

De acuerdo a una nota de Reuters, el nuevo centro de servicio al cliente empleará 600 personas antes de finalizar el año y tendrá como objetivo atender las inquietudes de los clientes de la compañía a nivel mundial en español, inglés y portugués. Comenzará a operar desde el mes de octubre.

La firma contratará a 400 asociados de servicio al cliente para finales de octubre y planea abrir 200 puestos al término del 2018. Proporcionará un servicio al cliente de clase mundial las 24 horas de los 7 días de la semana.

“Estamos encantados de invertir este año en Bogotá y de trabajar con personas tan calificadas en Colombia, quienes aportarán altos niveles de experiencia y pasión por su trabajo”, dijo en un comunicado Tom Weiland, vicepresidente de servicio al cliente a nivel mundial de Amazon.

“Es el siguiente paso después del exitoso lanzamiento en el país de Amazon Web Services (AWS), la plataforma en la nube más completa y adoptada en todo el mundo, que tuvo lugar el año pasado”, agregó el documento de la compañía.

La multinacional señala que este nuevo centro de servicio al cliente presenta una gran variedad de oportunidades laborales para los colombianos, desde trabajar como asociados de servicio al cliente hasta roles administrativos. Amazon ofrecerá estas vacantes para trabajar en sus oficinas en el parque empresarial Connecta, en Bogotá.

Así mismo, administrará un Centro de Servicio al Cliente Virtual (VCS), donde los miembros del equipo tendrán la flexibilidad de trabajar desde sus hogares.

El anuncio de Amazon se produce en medio de una carrera contra el reloj entre las empresas del sector comercial a nivel mundial por expandirse para asegurar más clientes.

A comienzos de agosto el grupo minorista chileno Falabella, una de las mayores firmas del sector en América Latina, anunció la compra de la cadena de compras por internet Linio por 138 millones de dólares para enfrentar la expansión de Amazon y Alibaba.