Amazon abandonó sus planes para inaugurar una nueva sede central en Nueva York que hubiera generado 25 mil empleos en la ciudad estadounidense, luego de que políticos y activistas se opusieran a los casi tres mil millones de dólares en exenciones fiscales a la firma propiedad de Jeff Bezos.

“Estamos decepcionados por haber llegado a esta conclusión: nos encanta Nueva York”, dijo la compañía en una publicación del blog, y agregó que ya tiene cinco mil empleados en la ciudad y planea incrementar esa cantidad.

La impresionante retirada fue un duro golpe para el gobernador Andrew Cuomo y el alcalde Bill de Blasio, quienes habían cabildeado intensamente para que el proyecto fuera concretado, compitiendo contra otras 200 áreas metropolitanas en todo el continente que prácticamente se estaban tropezando para ofrecer incentivos a Amazon en una feroz guerra de ofertas, reseñó AP.

El alcalde Bill de Blasio (izq) y el gobernador de Nueva York. Andrew Cuom (der).
(Photo by Stephanie Keith/Getty Images)

El gigante del comercio electrónico anunció en noviembre que había elegido la sección de Queens en Long Island City para una de las dos nuevas oficinas centrales, con la otra en el norte de Virginia. La empresa había planeado gastar $ 2.5 mil millones en la construcción de la oficina de Nueva York.

La representante demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, la nueva marca liberal de la ciudad de Nueva York, se mostró alegre por la retirada de Amazon.

“Hoy fue el día en que un grupo de neoyorquinos dedicados, todos los días, y sus vecinos derrotaron la avaricia corporativa de Amazon, su explotación de los trabajadores y el poder del hombre más rico del mundo”, señaló.

Mientras tanto De Blasio criticó a la compañía por su inesperada retirada, diciendo que Amazon renunció a tratar de involucrar a los neoyorquinos.

“Tienes que ser duro para hacerlo en la ciudad de Nueva York. “Le dimos a Amazon la oportunidad de ser un buen vecino y hacer negocios en la ciudad más grande del mundo”, expresó el alcalde en un comunicado. “En lugar de trabajar con la comunidad, Amazon desechó esa oportunidad”.

La compañía indicó que no planea buscar otra sede en este momento y continuará con sus planes para construir nuevas oficinas en Arlington, Virginia y Nashville, Tennessee.