La lucha por romper fronteras tecnológicas no se detiene. Ejemplo de ellos es la iniciativa desarrollada por la casa matriz de Google, Alphabet, la cual lidera el primer despliegue comercial del llamado proyecto Loon para ofrecer internet a zonas remotas de Kenia, a través de globos aerostáticos.

De acuerdo a lo anunciado este jueves por el gigante tecnológico, el proyecto se ejecutará en alianza con Telkom Kenya, a fin de suministrar el servicio de internet desde estos globos aerostáticos situados a una gran altitud y cuyos trayectos serán supervisados de manera tal que se pueda mantener esta cobertura.

Loon, que está vinculada a Google a través de Alphabet Inc., dijo que trabajará para proveer servicio de telefonía celular en red 4G LTE al país africano en 2019.

Regiones del centro de Kenia comenzarán a recibir los beneficios de este proyecto a partir del año que viene, de acuerdo con el ejecutivo de Loon Alastair Westgarth, quien afirmó que el objetivo de la compañía era “conectar a la gente en cualquier lado”.

“No podríamos estar más emocionados de comenzar esta aventura en Kenia, y esperamos poder trabajar con otras compañías de red de telefonía móvil en todo el mundo para ofrecer esta opción”, dijo Westgarth en un blog.

Los globos se probarán en el centro de Kenia, donde ha sido difícil dar servicio debido al terreno montañoso o inaccesible. Los globos aerostáticos ya se han utilizado en situaciones de emergencia en Perú y Puerto Rico, donde ayudaron a las regiones que quedaron devastadas tras inundaciones y huracanes.

Miles de millones de personas en el planeta todavía no están conectadas a internet, debido a que viven en zonas pobres con poca infraestructura.

Loon ha estado probando una red de globos que viajan por el espacio, para llevar la conectividad de internet a zonas remotas o afectadas por algún desastre.

La semana pasada Alphabet anunció que estaba adelantando dos proyectos de este tipo, el de los globos aerostáticos (Loon) y otro en el que se utilizarán drones, bautizado como Wing.

Wing y Loon han sido parte de la fábrica de Alphabet conocida como X, que desarrolla proyectos con potencial para irrumpir en nuevos sectores.