Alphabet, la empresa matriz de Google,  superó las expectativas para sus ganancias del segundo trimestre, pero marcó su primer descenso de ingresos en la historia de la compañía.

Aunque la tecnológica presentó un beneficio por acción de $10.13 y una facturación de $38.30 billones, los inversores recibieron de forma moderada sus ganancias: en el horario extendido de la bolsa de valores de Nueva York, las acciones apenas sumaron más de un 1%.