Amazon implementó una función para que el asistente Alexa pueda interactuar de manera más humana con los usuarios, a través de algoritmos sofisticados.