La más alta jurisdicción alemana ordenó a Facebook que cese de recopilar automáticamente y sin un acuerdo previo específico los datos personales de usuarios de sus aplicaciones como Whatsapp o Instagram.

 

“No existe ninguna duda sobre la posición dominante de Facebook en el sector de redes sociales, así como sobre la utilización de esa posición dominante”, explicó el Tribunal Federal alemán, que confirmó un dictamen del año pasado de la Autoridad Nacional de Libre Competencia.