El gobierno de Alemania quiere atraer a los fabricantes de chips con 14.000 millones de euros (14.710 millones de dólares) en apoyo, anunció este jueves el ministro de Economía, Robert Habeck, y agregó que la falta de semiconductores utilizados en todo, desde teléfonos inteligentes hasta automóviles, era un problema enorme.

La escasez mundial de chips y los cuellos de botella en la cadena de suministro han creado estragos para los fabricantes de automóviles, los proveedores de atención médica, los operadores de telecomunicaciones y otros.

«Es mucho dinero», dijo Habeck en una reunión de empresas familiares en Hannover.

En febrero, la Comisión Europea estableció planes para fomentar la fabricación de chips en la Unión Europea debido al auge de la demanda, con una nueva legislación propuesta para suavizar las normas de ayuda estatal para las fábricas de chips.

En marzo, el fabricante estadounidense de chips Intel Corp anunció que había elegido la ciudad alemana de Magdeburg como sede de un enorme complejo nuevo de fabricación de chips de 17.000 millones de euros. Fuentes gubernamentales indicaron en ese momento que el estado estaba impulsando el proyecto con miles de millones de euros de fondos.

Habeck dijo que habría más ejemplos como Magdeburg, aunque las empresas en Alemania seguirían dependiendo de productores de otros lugares para componentes como baterías.

«Debemos desarrollar nuestra propia estrategia para asegurar las materias primas», aseguró.

Fuente: Reuters