Pese a la tensión que ha generado la presunción estadounidense de que la compañía Huawei podría utilizar la tecnología 5G para espiar a los usuarios en la red, Alemania ha decidido no excluir a ninguna compañía china de las licitaciones para su futura red de tecnología móvil 5G.

Ángela Merkel, canciller alemana, manifestó el deseo de no dejar por fuera a ninguna empresa de la licitación por 5G, aunque al mismo tiempo aseguró que la seguridad en las redes será reforzada.

“Damos su oportunidad a cada uno pero naturalmente no somos inocentes, sabemos que las leyes en China son muy distintas de las nuestras”, expresó la mandataria.

El presidente de la Agencia Federal de Redes para la Televisión Pública alemana, Jochen Homann, parece coincidir con Merkel. Destacó la importancia de Huawei como proveedor de equipos y señaló que sería difícil ignorarlo en la puja, ya que ha estado presente en las redes anteriores.

El organismo público es quien supervisa la subasta que atribuirá un total de 41 bloques de frecuencias a cuatro operadores: Deutsche Telekom, Vodafone, Telefónica -O2 y 1&1 -Drillisch.

Aunque Huawei no tiene acceso a ninguno de los bloques otorgados, es el principal proveedor de infraestructura y antenas para los operadores participantes, rol que espera continuar teniendo en el despliegue de la 5G.

Estados Unidos ha manifestado reiteradamente su preocupación respecto a las antenas provistas por Huawei, ya que las considera puertas transmisoras de datos al gobierno chino, lo que representaría un peligro si las autoridades chinas autorizaran una ley para obligar a las empresas connacionales a cooperar con servicios de inteligencia.

Países como Australia, Japón y Nueva Zelanda ya excluyeron a los fabricantes de equipamiento chino y otros están pensando en hacer lo mismo después de que sus servicios de inteligencia les advirtieran sobre el riesgo que podrían representar.