Los videojuegos distribuidos en Alemania podrán incluir símbolos y referencias nazis, siempre y cuando estos no tengan como objetivo la propaganda, informó el jueves la autoridad alemana de regulación de estos juegos.

Hasta el momento, y a diferencia de en el cine u otras representaciones culturales, los videojuegos tenían que respetar un artículo del código penal que prohibe los símbolos inconstitucionales, principalmente al periodo nazi.

La cruz gamada que aparece en algunos juegos, como en “Call of Duty” o en “Wolfenstein II: The New Colossus” en los que los personajes nazis tienen un papel decisivo, se convertía en un triángulo en la versión alemana del juego.

La autoridad de regulación alemana (USK) no autorizará de forma global los símbolos y estudiará cada caso para saber si la presencia de estos símbolos en un juego es “socialmente apropiada”.

“La adecuación social significa que los símbolos de organizaciones anticonstitucionales pueden ser utilizados en un título, con la condición de que esto sirva al arte o a la ciencia, a la representación de la actualidad o a la historia”, explicó el organismo en un comunicado.

En 2017 el lanzamiento de “Wolfenstein II”, un juego en el que el jugador tiene que matar a nazis, originó un fuerte debate en Alemania.