Compañías y agencias gubernamentales de Estados Unidos fueron víctimas de ataques informáticos por parte de iraníes y chinos que los expertos en seguridad de EE.UU. vinculan con la retirada del presidente Donald Trump del acuerdo nuclear con Irán en 2018 y sus conflictos comerciales con China, de acuerdo a The New York Times.

Un resumen de un informe de inteligencia consultado por el rotativo estadounidense reveló que empresas como Boeing, General Electric y T-Mobile formaban parte de los objetivos recientes de los esfuerzos de espionaje industrial en China, aunque estas firmas se negaron a discutir sobre las presuntas amenazas.

Los recientes ataques iraníes contra bancos, empresas y agencias gubernamentales norteamericanas han sido más extensos de lo que se informó anteriormente, ya que docenas de corporaciones y varias agencias de los Estados Unidos habrían sido atacadas, según siete personas informadas sobre los hechos que no estaban autorizados a discutirlos públicamente, reseñó el medio estadounidense.

Los ataques, atribuidos a Irán por analistas en la Agencia de Seguridad Nacional y la firma de seguridad privada FireEye, provocaron una orden de emergencia del Departamento de Seguridad Nacional durante el cierre del Gobierno en enero.

Los ataques iraníes corresponden a una nueva ofensiva china orientada supuestamente a robar secretos comerciales y militares de contratistas militares y compañías de tecnología estadounidenses, de acuerdo a nueve funcionarios de inteligencia, investigadores de seguridad privada y abogados familiarizados con el tema que fueron discutidos bajo condición de anonimato debido a la confidencialidad acuerdos.

El ciberespionaje chino se enfrió hace cuatro años después de que el expresidente de EE.UU., Barack Obama, y el presidente chino, Xi Jinping, llegaran un acuerdo histórico para detener los robos de secretos comerciales.

Pero el acuerdo de 2015 parece haber sido cancelado extraoficialmente en medio de la continua tensión comercial entre ambas naciones, manifestaron funcionarios de inteligencia e investigadores de seguridad privada citados por el New York Times.

“El ciberespacio es una de las formas en que los adversarios pueden atacarnos y tomar represalias en formas efectivas y desagradables que están muy por debajo del umbral de un ataque armado o de las leyes de guerra”, indicó Joel Brenner, ex líder de la contrainteligencia de los Estados Unidos.