Agencias federales estadounidenses fueron afectadas por un ataque cibernético provocado por la distribución de malware del tipo Trickbot y Emotet, frecuentemente utilizado por hackers rusos.

Aunque no existen fundamentos sólidos, se sospecha que el objetivo de los atacantes podrían ser las elecciones presidenciales de noviembre.