La aerolínea Singapore Airlines consiguió una curiosa estrategia para recuperar sus ingresos desmejorados en la pandemia, por lo que está convirtiendo dos de sus aviones Airbus A380 estacionados en el aeropuerto de Changi, en un restaurante ideal para los comensales que extrañan el “menú viajero”.