El gobierno de Biden argumentó el miércoles ante la Corte Suprema de Estados Unidos que los gigantes de las redes sociales como Google podrían, en algunos casos, ser responsables del contenido de los usuarios, adoptando una postura que podría socavar una ley federal que protege a las empresas de responsabilidad.

Los abogados del Departamento de Justicia de EE.UU. presentaron su argumento en la demanda de alto perfil presentada por la familia de Nohemi González, una ciudadana estadounidense de 23 años asesinada en 2015 cuando militantes islamistas abrieron fuego contra el bistró de París donde estaba comiendo.

La familia argumentó que Google era en parte responsable de la muerte de González porque YouTube, propiedad del gigante tecnológico, esencialmente recomendaba videos del grupo Estado Islámico a algunos usuarios a través de sus algoritmos. Google y YouTube son parte de Alphabet Inc.

El caso llegó a la Corte Suprema después de que la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de EE.UU. con sede en San Francisco se pusiera del lado de Google, diciendo que estaban protegidos de tales reclamos debido a la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996.

La sección 230 sostiene que las empresas de redes sociales no pueden ser tratadas como editoras o portavoces de ninguna información proporcionada por otros usuarios.

La ley ha sido duramente criticada en todo el espectro político. Los demócratas afirman que les da a las empresas de redes sociales un pase para difundir discursos de odio e información errónea.

Los republicanos dicen que permite la censura de las voces de la derecha y otras opiniones políticamente impopulares, señalando las decisiones de Facebook y Twitter de prohibir la difusión de un artículo del New York Post sobre el hijo adulto del entonces candidato demócrata Joe Biden, Hunter, en octubre de 2020.

La administración de Biden, en su presentación ante la Corte Suprema, no argumentó que Google debería ser considerado responsable en el caso de González y expresó un fuerte apoyo a la mayoría de las protecciones de la Sección 230 para las empresas de redes sociales.

Pero los abogados del Departamento de Justicia dijeron que los algoritmos utilizados por YouTube y otros proveedores deberían estar sujetos a un tipo diferente de escrutinio. Pidieron a la Corte Suprema que devuelva el caso al Noveno Circuito para una revisión adicional.

No se pudo contactar a los abogados de Google para hacer comentarios el miércoles por la noche.

Fuente: Reuters