Actualmente para lograr instalar Windows 10 en tu equipo tienes que tener a la mano un medio de almacenamiento externo como un pendrive o un CD que sirva para arrancar el ordenador e iniciar el proceso de instalación.

Lo interesante del tema y gracias al avance de la tecnología es que los responsables de Microsoft han manifestado que pronto ese proceso no será necesario: los usuarios podrán reinstalar Windows 10 desde la nube, y gracias a una simple conexión a internet lograrán completar el proceso.

Los cambios se anunciaron junto a los que permitirán a Windows 10 disponer de un modo tableta “intermedio”, pero probablemente son llamativos por el impacto que tienen a la hora de reinstalar el sistema operativo o instalarlo por primera vez.

Esta opción, que ofrecerá Microsoft, estaba disponible en equipos de Apple desde hace años y también estaba activa en distintas distribuciones Linux como Debian: Con solo iniciar el PC o portátil, conectarlo a internet por cable o Wi-Fi se procede.

Aunque utilizar este nuevo método tiene sus consecuencias. Al igual que utilizar el método de instalación mediante USB o DVD este proceso borra todos los datos si elegimos esa opción y no la de actualizar el equipo. Sin embargo, es opción útil -disponible desde la Configuración de Windows 10- para quienes necesiten reinstalar Windows 10 cuando lo desee, ya que evitará tener que crear esos medios de almacenamiento que se usaban anteriormente.