Un grupo de accionistas de Amazon informaron este jueves que enviaron una carta a la empresa solicitando que deje de ofrecer su sistema de reconocimiento facial al Gobierno estadounidense hasta que se haya completado “una revisión” de los efectos que esta técnica puede tener en los derechos civiles.

La petición, apoyada entre otros por un grupo de inversores católicos, pide que la junta de directores de Amazon “prohíba la venta de tecnología de reconocimiento facial a las agencias del Gobierno”, informó la agencia de noticias EFE.

Los accionistas sólo se echarían atrás en su reclamo en el caso de que la junta determine, “tras una evaluación en la que se usen pruebas independientes, que esta tecnología no causa o contribuye a causar violaciones de derechos civiles y humanos”.

“Rekognition” de Amazon es un programa de reconocimiento facial que la compañía ya ha comercializado a las fuerzas del orden en el estado de Florida y que, de acuerdo a informaciones de la prensa local, también a la oficina del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) del Gobierno federal.

Entre las críticas al sistema destaca la de no ser “completamente fiable”, ya que puede cometer errores a la hora de identificar a personas y confundirlas con otras, lo que puede tener graves implicaciones para los afectados.

En julio de 2018, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, en inglés) denunció que “Rekognition” identificó incorrectamente a 28 congresistas de Estados Unidos EE.UU. (gran parte pertenecientes a minorías étnicas) como criminales al comparar sus fotografías con imágenes policiales.