La sonada compra de la 21st Century Fox por parte de Walt Disney es ya cuestión de tiempo. Los protocolos legales y empresariales siguen su camino expedito y sólo faltaría un paso para que la millonaria venta se cristalice, luego de conocerse que accionistas de ambas corporaciones de forma separada, aprobaron el acuerdo alcanzado a cambio de 71.300 millones de dólares.

El pacto recibió la luz verde de los accionistas de las dos empresas en sendas votaciones celebradas en Nueva York, poniendo fin a la pugna que durante meses ha mantenido Disney con el grupo Comcast para hacerse con parte del negocio de la Fox.

La puja entre Comcast y Disney fue parte de una batalla mayor en la industria del entretenimiento, mientras empresas de medios gastan decenas de miles de millones de dólares en negocios para competir con Netflix Inc y Amazon.com Inc.

La semana pasada, Comcast, el gigante estadounidense del cable propietario de la cadena NBC, anunció la retirada de su oferta de compra de 65.000 millones de dólares (55.995 millones de euros), dejando así vía libre a The Walt Disney Company, con el fin de concentrar sus esfuerzos en la adquisición de la cadena británica Sky, operación en la que tiene la competencia de la propia 21st Century Fox.

La fusión ha sido ya aceptada por el Departamento de Justicia de EE UU, después de que Disney accediese a vender 22 cadenas de televisión regionales de deportes para evitar lesiones a la libre competencia en ese sector. Como última fase en la negociación, la misma aún debe ser aprobada por los reguladores de varios países antes de hacerse efectiva.

MÁS QUE SATISFECHOS

“Estamos increíblemente satisfechos de que los accionistas de las dos compañías nos hayan dado aprobación para continuar y estamos seguros de nuestra capacidad para crear valor a largo plazo con esta adquisición de los excelentes activos de la Fox”, expresó Robert Iger, presidente y consejero delegado de Disney en un comunicado de acuerdo a información de EFE.

Los accionistas de 21st Century Fox dieron el visto bueno en junta general extraordinaria el acuerdo por 71.300 millones de dólares (61.186 millones de euros) en efectivo y acciones.

Asimismo, aprobaron la distribución para llevar a cabo la segregación de los negocios informativos, incluyendo la red de televisiones y emisoras Fox Broadcasting, Fox News, Fox Business, FS1, FS2 y Big Ten Network, que serán agrupados en una nueva empresa cotizada controlada por los accionistas de 21st Century Fox.

Disney se hará con la productora de cine 20th Century Fox, los canales de televisión Nat Geo y FX y con la participación de Fox en la cadena británica Sky y en la plataforma Hulu, entre otros activos.

La compañía del ratón Mickey espera desembolsar unos 35.700 millones de dólares (30.630 millones de euros) en efectivo y emitir alrededor de 343 millones de acciones nuevas, que otorgarán a los actuales accionistas de 21st Century Fox una participación aproximada de entre el 17% y el 20% en The Walt Disney Company.

Desde la otra acera también se dan por satisfechos con el fin del movimiento. Rupert Murdoch, presidente ejecutivo de 21st Century Fox, declaró que combinar parte del negocio de la Fox con Disney ofrece resultados significativos para su empresa y permitirá crear un líder en el sector del entretenimiento y los medios.

“La fusión de los negocios de 21st Century Fox con Disney y el establecimiento de la nueva Fox desbloqueará un valor significativo para nuestros accionistas”, manifestó del magnate cuya idea es concentrarse en el ámbito de noticias, conservando Fox News y Fox Sports, así como las estaciones de televisión que distribuyen esas noticias, un conglomerado que pasará a llamarse New Fox.