La 4ta Revolución Industrial no es un pequeño cambio, es una transformación importante y se acelera de forma sustancial, obligándonos a repensar desde los cimientos todo lo relativo a la seguridad social.

La industria 4.0 no se trata exclusivamente de tecnología, muy por el contrario. Se trata de personas, cómo las personas se conectan y cómo suman valor juntas.

Llevamos 18 años del siglo XXI, y nuestra visión sobre el futuro debe alimentarse de los nuevos parámetros de la Economía del Conocimiento, e inclusive de variables que aún hoy no conocemos.

Avanzar en este sentido sin una correcta relación de fuerzas entre el mundo del trabajo, el mundo académico, bajo un gran paraguas gubernamental que incluya al sector empresario, sería un error estratégico que condenaría a la región y a Argentina en particular a quedar en un limbo autodestructivo.

Administrar el cambio de forma estratégica

Obviamente que hablamos de innovación, de cambio permanente y de productividad, hablamos de automatización, pero en esencia, hablamos de los seres humanos y cómo vamos a interactuar entre nosotros, en un mundo en el cual, sostener la inclusión financiera y digital, será el verdadero desafío.

Recientemente en un evento organizado por el Diputado Nacional Marcelo Wechsler en el Honorable Congreso de la Nación Argentina, se desarrolló un debate sobre los desafíos de la 4ta Revolución Industrial, el cual fue articulado por la Cámara junto a la Universidad de Buenos Aires, y a la Asociación Gremial de Computación de la República Argentina.

Ezequiel Tosco, Secretario General Adjunto de la AGC elevó el papel de la tecnología y la I + D como parte de la economía argentina de los próximos años, estableciendo la necesidad de una definición clara por parte del gobierno sobre el reconocimiento formal de la entidad que congrega al 100% del combustible que va a movilizar a la economía de los próximos años.

No son los Empresarios, es el IQ de los trabajadores

Ciertamente coincido con el funcionario gremial, al colocar al ser humano en el centro de la escena, nutriéndose del mundo académico, sin la contaminación propia del empresariado que busca resultados, sin preocuparse por el pensamiento estratégico.

Por parte del gobierno rescato la claridad intelectual del Secretario de Seguridad Social del Ministerio de Trabajo de la República Argentina Juan Carlos Paulucci que se mostró claramente interesado en vincular el desarrollo tecnológico con la estrategia industrial, tomando como driver un modelo educativo superador.

A mi juicio, el Secretario de Estado tuvo una lectura acertada de los resultados obtenidos hasta hoy en el duro trabajo de generar inclusión y crear puestos de trabajo sustentables en el tiempo.

Universidad de Buenos Aires

El Decano de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires, el Ingeniero Alejandro Martinez reconoció que el cambio imprime iconos son muy fuertes, y cada uno interconecta todas las industrias para apoyar mutuamente, así que, por ejemplo, inteligencia artificial está ingresando en las empresas y otras empresas están entrando en la arquitectura de sistemas, pero este es el diferenciador clave: y el desafío del mundo académico, es preparar a los recursos que van a administrarlo.

Ciertamente quedó claro en el encuentro que la inteligencia artificial está entrando al mundo de los negocios rápidos. Cuando uno mira Blockchain, por ejemplo, la mayoría de la gente piensa que se está enfocando en una criptomoneda, pero no lo es.

Legisladores de la nueva era

Blockchain mantiene la promesa de contratos inteligentes para todas las industrias, lo cual cambiará la forma de comerciar, por lo cual celebré la promesa que el Diputado Nacional Marcelo Wechsler realizó sobre su intención de repetir estos encuentros de manera periódica con diferentes verticales del aparato productivo nacional, para trazar una estrategia clara.

En lo personal pude expresar en dicho evento que, de todos los elementos, el eslabón más débil de todos es la seguridad cibernética porque la industria se está poniendo al día con algo que ya existe, por esa razón siempre hay que estar un paso adelante, y concordamos en este sentido con el rector de la UBA.

Negocio vs Estrategia

Aquí quiero hacer un paréntesis para un comentario personal, cuando veo que la Cámara de Software y Servicios Informáticos plantea un evento de cabotaje sobre Transformación Digital del Estado, creo que atrasa 5 años en la visión, y sigue con la estrategia pacata de hacer eventos para generar negocios y no cuenta con la proyección necesaria para sentarse a discutir el futuro de la industria.

Mientras la CESSI sigue jugando al “huevo podrido” con propuestas marketineras cortoplacistas, algunos pensadores locales e internacionales, académicos, empresarios, líderes del mundo del trabajo, y líderes de gobierno que estamos verdaderamente preocupados por el desarrollo de la industria nacional que está llamada a ser la columna vertebral del futuro, establecimos ejes de trabajo que vamos a desarrollar.

Los nuevos Pilares de la Industria

Estos son; control algorítmico del futuro, nuevos modelos de servicios y negocios, productividad, automatización y flujo de trabajo, así como el aumento de la productividad M2M / M2H y la redefinición de la seguridad como del comercio.

Es hora de dejar de ser hipócritas, la industria no necesita más formación de programadores java como receta mágica para atender la demanda del segmento ERP local, ni direccionamiento que no ven que la transformación digital es cosa del pasado en un modelo de gobierno propio del siglo XXI, que aún debemos definir.

A ver si nos entendemos, cuando la tecnología llega al departamento de marketing de una multinacional, deja de ser estratégica para un país y ya es parte del consumo masivo.

El lector afinado, que entiende de tecnología va alinearse automáticamente detrás de quienes hoy representan a la industria, y NO de quienes creen hacerlo.