¡Todos amamos el cine!  Si eres venezolano y eres de aquellos que vieron los diferentes procesos socioeconómicos plasmados en el cine, sabrás que hoy 28 de enero fue el día del cine venezolano.

Este cine nos ha mostrado como vive el venezolano, su manera de sobrevivir y vivir, aquí el ciudadano común nos muestra lo especial de aquellas historias. Y así como lo bueno, también vemos lo malo, como el desempleo y la marginalidad, la delincuencia,  corrupción política, violencia, prostitución, abuso infantil y de género.

Sin duda el cine venezolano es discreto y poco ostentoso, sin embargo, no deja de tener sus momentos de gloria.

Todo comenzó un 28 de enero de 1897, en el Teatro Baralt, en Maracaibo, estado Zulia, cuándo se exhibieron los cortometrajes Un célebre especialista sacando muelas en el Gran Hotel Europa y Muchachas bañándose en la laguna de Maracaibo, cuya realización es atribuida al empresario y cineasta Manuel Trujillo Durán.

Esto marcó el camino para muchas películas exitosas como  Sicario, de José Ramón Novoa, Macu, la Mujer del Policía, de Solveig Hoogesteijn; Juan de la Calle, de Rafael Rivero; Cuando Quiero Llorar no Lloro, El Pez que Fuma, de Román Chalbaud; Disparen a Matar y Amaneció de Golpe, de Carlos Azpúrua.

Y en la actualidad, nos sigue cautivando con películas como El Malquerido, Azul y no tan rosa, La Casa del Fin de Los Tiempos, Tres Bellezas o una en especial que refleja lo apasionados que podemos ser los venezolanos, Papita, Mani y Tostón.

¡Un Hurra por el cine venezolano! este arte maravilloso nos sigue demostrando que Venezuela tiene material de sobra para exportar.