En Venezuela no se compran Smartphone, SE REPARAN

El otrora próspero mercado móvil celular venezolano vive su peor momento histórico. De los 13 millones de equipos que se vendían anualmente en el país (70% Smartphone) hoy día sólo se comercializa una fracción. Algunos expertos estiman que solo se venden 500 mil dispositivos al año.

Los precios elevados, por encima de 100 dólares un monto ahora elevado para los consumidores cuyo poder adquisitivo promedio está por debajo de los 22 dólares, se han convertido en la principal barrera. Pero no la única.

El férreo control de cambio, impidió a las representaciones de las empresas fabricantes que hacían vida en el país, mantener sus operaciones sanas. Comprar productos en dólares y luego no poder contar con la cantidad suficiente para hacer nuevas adquisiciones, frenó la oferta de los distribuidores establecidos y también a las operadoras.

El mercado quedó reducido a la oferta del mercado gris y el negro. Al final, el consumidor se vio sin garantías, sin atención al cliente y sobre todo sin evolución.

La única alternativa para muchos se ofrece en locales como el de Víctor García, un joven marabino que repara Smartphone, con las limitaciones que puede tener él o cualquier otro técnico, pues no hay relación directa con las casas matrices de cada una de las marcas. Sin embargo, y a pesar de los riesgos, servicios como el de este joven, son vitales para alargar la vida útil de los Teléfonos en Venezuela.

Victor comenta que el servicio es variado, pues van desde usuarios que adquieren equipos costosos como los iPhone o Samsung Galaxy S, hasta aquellos que quieren alargar la vida útil de equipos Blackberry con sistema operativo 7 o 10, Windows e incluso Symbian de Nokia.

El rezago, que ahora se acerca a los diez años, comienza a dejar a Venezuela muy atrás de sus vecinos.