Tinder plantea un problema de seguridad

Tinder, la aplicación para conocer gente, puede suponer un problema de privacidad en caso de que un ciberdelincuente acceda de forma ilícita a su Big Data, como ha apuntado la compañía de seguridad Panda Security.

Los usuarios de la aplicación aportan más información de la que son conscientes: cada vez que hacen ‘mach’ con otro usuario o descartan un perfil, o cada conversación que mantienen genera información que Tinder almacena.

La información que generan cada uno de sus 50 millones de usuarios es empleada por tinder para mostrarles perfiles destacados, que potencialmente les gustarán. Como explican desde Panda Security en un comunicado, “Tinder es capaz de saber si te gustan más las personas con un tipo de pelo, un color de ojos o su raza y filtra los perfiles que te muestra en función de esa información”.

La cantidad de información que genera Tinder plantea una serie de interrogantes, como por ejemplo, Tinder plantea un problema de seguridad para los secretos más íntimos de sus usuarios si hackeasen su Big Data

Tinder plantea un problema de seguridad para los secretos más íntimos de sus usuarios si hackeasen su Big Data qué pasaría si Tinder usase toda esa información que posee sobre los usuarios para obtener un rédito económico o si alguien hackease la base de datos que almacena todo el Big Data de la aplicación.

Como explican desde la compañía de seguridad, el primer escenario que plantean, el de utilizar la información de los usuarios con fines de marketing, se traduce en “ofrecernos una publicidad ultrasegmentada y mostrarnos anuncios totalmente personalizados“.