Samsung Galaxy Note 8: lo menor de lo mejor

La compañía coreana no solo ha logrado superar la «catástrofe» del anterior Galaxy Note 7, sino que lo ha hecho con nota alta y marcando además un record de ventas con su nuevo Note 8

Si alguien tenía dudas de la capacidad de Samsung para recuperarse de una mala racha, esta es la ocasión de despejarla. Porque la compañía coreana no solo ha logrado superar la «catástrofe» del anterior Galaxy Note 7, sino que lo ha hecho con nota alta, y marcando además un record de ventas con su nuevo Note 8.

En esencia, el nuevo terminal comparte muchas de sus características con el actual Galaxy S8. Excepto, claro, por el hecho de que la pantalla es algo más grande, que el Note 8 incorpora un lápiz digital y que con este terminal Samsung se suma, por primera vez, a la «moda» de las dobles cámaras. En conjunto, estamos ante uno de los mejores smartphones de gama alta del mercado.

El procesador, en España y otros países, es la última versión del Exynos 9 (la 8895), que fabrica la propia Samsung. Como ya es habitual en la firma, Samsung juega con dos tipos de procesador y en otros mercados, como Estados Unidos, ha optado por el Snapdragon 835 de Qualcomm. Tanto un chip como el otro se apoyan en una memoria RAM de 6 GB, lo que nos garantiza la fluidez de cualquier aplicación, por exigente que esta sea. La batería, un aspecto que, por razones obvias, Samsung ha cuidado esta vez hasta la obsesión, es de 3.300 miliamperios y con posibilidad de carga inalámbrica. Algo menor que la del malogrado Note 7 (que era de 3.500 miliamperios), pero que ofrece todas las garantías de seguridad posibles.