NVIDIA y Toyota colaboran para acelerar el lanzamiento al mercado de los automóviles autónomos

La tecnología de inteligencia artificial de NVIDIA procesará enormes volúmenes de datos de sensores, para permitir que los vehículos se anticipen a situaciones dinámicas de la conducción y respondan a ellas

GPU Technology Conference—10 de mayo de 2017—NVIDIA anunció que trabajará junto a Toyota para entregar tecnologías de software y de hardware de inteligencia artificial que mejorarán las capacidades de los sistemas de conducción autónoma. Está previsto que estos sistemas se lancen al mercado en los próximos años.

Toyota, una de las empresas fabricantes de automóviles más grandes del mundo, usará la plataforma de computadora de inteligencia artificial para automóviles NVIDIA DRIVE™ PX para potenciar los sistemas de conducción autónoma avanzados, que se lanzarán al mercado próximamente. Los equipos de ingeniería de las dos empresas ya desarrollan software sofisticado en la plataforma de inteligencia artificial de alto rendimiento de NVIDIA, que mejorará las capacidades de los vehículos Toyota, para que puedan comprender mejor la enorme cantidad de datos que generan los sensores del automóvil y reaccionar ante la amplia variedad de situaciones que implica la conducción autónoma.

“Toyota trabaja en tecnologías de conducción autónoma hace más de 20 años, con el objetivo de reducir las muertes causadas por accidentes de tráfico a cero como objetivo definitivo, para lograr un tráfico más fluido y lograr que todos puedan acceder a la movilidad”, dijo Ken Koibuchi, gerente ejecutivo de Toyota. “El objetivo de este trabajo en conjunto es acelerar el desarrollo de los sistemas de conducción autónoma para que sean aún más seguros y capaces”.

“Imaginamos una sociedad en el futuro, donde los vehículos transportan a las personas de forma rápida, segura y cómoda a través de ciudades hermosas”, dijo Jensen Huang, fundador y CEO de NVIDIA. “El desarrollo de un automóvil de conducción autónoma es uno de los desafíos técnicos más grandes a los que nos hayamos enfrentado”. Agregó que Nvidia “combina descubrimientos revolucionarios en el campo de la inteligencia artificial con computación de alto rendimiento para desarrollar NVIDIA DRIVE PX, el cerebro del automóvil autónomo. El anuncio con respecto a la asociación con Toyota es un claro indicio de que este futuro autónomo pronto será una realidad”.

La inteligencia artificial, y en especial el aprendizaje profundo, se han convertido en una herramienta importante para el desarrollo de los vehículos de conducción autónoma, particularmente debido a su capacidad para reconocer y reaccionar ante una cantidad casi infinita de posibilidades que presenta el manejo en la ruta.

Los vehículos autónomos requieren de una supercomputadora a bordo para que procese e interpreten los datos provenientes de todos los sensores en el automóvil. Mientras que los vehículos de prototipo contienen un camión repleto de computadoras para resolver esta tarea compleja, la plataforma NVIDIA DRIVE PX equipada con el procesador Xavier de próxima generación cabe en la mano y logra 30.000 billones de operaciones de aprendizaje profundo por segundo.

La plataforma DRIVE PX fusiona los datos de cámaras, radares, sensores Lídar y otros. Luego, el sistema puede usar la inteligencia artificial para analizar el entorno alrededor del automóvil, ubicarse a sí mismo en un mapa de alta definición y anticipar los posibles peligros mientras maneja. Además, el software del sistema recibe actualizaciones mediante la nube, por lo que el automóvil se hace cada vez más inteligente con el tiempo.