Nube: conozca las predicciones 2018 de John Engates

Los que tenemos la fortuna de pasar gran parte de cada año laboral con clientes y hablar en conferencias en las que escucho los mejores exponentes hablar de prácticamente cualquier tema relacionado con cómputo en la nube.

A estas alturas es casi cualquier cosa, desde dispositivos para hogares inteligentes hasta seguimiento de atunes del momento en que los pescan hasta el momento en que los enlatan (ya hablaré de eso más adelante).

Luego, cada que viene esta época, me siento a pensar acerca del próximo año: ¿Qué tendencias veo? ¿Qué puntos puedo conectar?

También analizo las predicciones del año anterior para ver qué tal resistieron los últimos 12 meses. El año pasado escribí acerca de la realidad del mundo de la actualidad: acerté que la seguridad empeoraría antes de mejorar, acerté al decir que el internet de las cosas seguiría avanzando hacia nuestros hogares (y autos).

Asimismo, predije el fin de la Ley de Moore, pues la competencia en el silicio alternativo comenzaba a “matar a algunos competidores”, lo cual aún no sucede, así como la llegada de la arquitectura sin servidor, que definitivamente ocurre, pero tal vez no a la velocidad que predije. También hablaré de esto más adelante.

Me doy un 8 por mis predicciones del año pasado.

Seguridad, normatividad y la llegada de los proveedores de servicios de seguridad administrada

Ahora que en 2017 las filtraciones de datos toman dimensiones aún más sorprendentes –te estoy viendo, Equifax–, los problemas de seguridad y privacidad de datos siguen en primer plano, y veo un par de tendencias acomodándose para el año que entra: la implementación de la Regulación de protección de datos generales (GDPR, por sus siglas en inglés) de la Unión Europea y una dependencia mayor de proveedores de servicios de seguridad administrada.

La GDPR, que entrará en efecto en mayo del próximo año, actualiza viejas políticas europeas de protección de datos de hace dos décadas, y ofrece nuevos derechos para la gente y el acceso a la información que las compañías guardan sobre ellos, imponiendo estándares más elevados para manejo de datos e incluyendo penalizaciones para aquellos que no cumplan.

Conforme las compañías globales trabajan hacia la normatividad, necesitan expertos en asuntos sofisticados, respaldados con los controles técnicos para mostrar que hacen lo que las leyes los obligan a hacer. El costo y la falta de expertos hacen que organizaciones que alguna vez creyeron que podían arreglárselas solas en la nube vayan directo a los brazos de proveedores de servicios de seguridad administrada, que ya desarrollaron operaciones y tienen la capacidad de ayudar a sus clientes a cumplir con GDPR. Ya no es cuestión de estar menos seguro ‘en la nube’; ahora es cuestión de si los clientes tienen tiempo, energía y los recursos para hacerlo por sí mismos.

En 2018 predigo que muchos más recurrirán a proveedores de servicios de seguridad administrada para seguridad y normatividad multi-nube.

Las nubes específicas de cada industria se convertirán en la norma para muchos sectores

Incluso si 2017 solidificó la realidad de un mundo multi-nube, en el que las compañías acomodan cada carga de trabajo en la plataforma de nube en que tendrá el mejor desempeño y rentabilidad, predigo que en 2018 veremos que las nubes específicas de cada industria se harán todavía más populares.

Cada industria tiene necesidades distintas, exige ciertas capacidades y debe cumplir distintas regulaciones que fue inevitable que comenzaran a buscar no solo múltiples plataformas de nube, sino nubes hechas a la medida de su industria en particular.

Los sectores de salud, gobierno y finanzas son ejemplos obvios de verticales que se beneficiarían con un nivel más elevado de especificidad industrial. Otros sectores incluyen el de Energía, Biotecnología e incluso el comercio minorista. En algunos casos, la industria ha tomado la iniciativa de crear sus propias nubes, incluyendo a GE y Hitachi en el IoT (internet de las cosas) industrial. Predigo que veremos demanda adicional impulsada por asociaciones y grupos industriales que comparten información, como hizo Sabre en la industria aérea hace años.

Fuera de la industria, más proveedores de servicios de nube –al menos los inteligentes– crearán ofertas de nube con características específicas por industria, requisitos de normatividad, y exigencias de certificación incluidas. IDC les llama “nubes colaborativas de industria”, y en su más reciente ICT Market Update, sugirieron que, en menos de una década, la mitad de todas las empresas estarán conectadas a estas nubes.