No necesito el iPhone X, lo quiero y punto. Me han lavado el cerebro

Colas multitudinarias en las tiendas de Apple en España y en los principales mercados internacionales para ser los primeros en comprar el nuevo móvil de la manzana

Desde el jueves a mediodía había ansiosos haciendo cola en la tienda Apple de Sol para ser los primeros en comprar el nuevo iPhone XLa misma escena en 55 países. En este caso, van equipados con abrigos de plumón para sobrellevar el frío en un Madrid en donde, para su suerte, no acaban de llegar las más bajas temperaturas de la época. El local, noche mediante, abrirá a las 8 de la mañana de este primer viernes de noviembre. ¿Por qué necesitas el iPhone X? «No lo necesito, lo quiero y punto. Me han lavado el cerebro», contesta el número 1 de la cola.

La fila se divide por los costados del edificio donde está el establecimiento de la manzana, aunque no da la vuelta al ídem por la propia organización del pelotón humano. Por el lateral derecho, están los que habían hecho la reserva online del móvil, y, por el otro, los que habían ido allí a las bravas. Estos son los primeros que han entrado para premiar su sacrificio por la causa del visionario Steve Jobs. Hay tanta gente en esta fila que, a su vez, está fraccionada en varios grupos vallados a lo largo de toda la plaza, con personal de seguridad incluido.

Llega la hora, y las persianas de la tienda se levantan para dejar salir al personal de Apple con un elevado grado de animación interna. Se canta la cuenta atrás: diez, nueve, ocho, siete… Salva de aplausos. El número 1 entra en el local flanqueando por dos filas de trabajadores que hacen un pasillo humano y jalean al héroe tecnológico. El número 1 agarra el iPhone y sale a la calle a mostrarlo al resto de la comunidad. Vítores y sonrisas. Vuelve y se hace una foto de equipo. «¡Qué tensión», dice alguien en la fila. «Como cada venta tarde tanto…», responde otro.

¿Por qué es tan importante para ti el nuevo iPhone? «Para qué esperar», dice el número 2 de la cola. «¿Para que me voy a comprar un Galaxy? Tuve hasta el primer iPhone…», dice el número 1 de manera vehemente. «Tranquilo, número 1», le dice su compañero de fatigas e impaciencia. Llevan muchas horas juntos. Aunque no se conocían, quizá en todo ese tiempo se hayan contado alguna intimidad. Porque comparten afinidad corporativa. Pero puede que se vean como rivales, quién sabe. En esos instantes previos a la apertura de la tienda, un tipo salió en calzoncillos en un balcón cercano, y los cientos allí congregados también le aplaudieron. El ambiente en el capital y en el km 0 de la capital es festivo.